CÓMO NO SENTIR PRESIÓN CON LOS OBJETIVOS DE VENTAS

Cómo no sentir presión con los objetivos de ventas:

¿Sientes presión con los objetivos de ventas que te pone tu jefe? Entonces cambia en tu mente la palabra “vender” por “ayudar” y asunto resuelto.

¿Por qué?, porque la palabra vender intimida, crea presión, sobre todo a los vendedores noveles.

Doy clases de ventas en un Máster de EUSA, que es una escuela de negocios privada perteneciente a la Cámara de Comercio de Sevilla. La mayoría de mis alumnos son chicos que acaban de salir de la universidad y el primer día de clase siempre empiezo con esta pregunta:

“Después de terminar este máster, ¿Quién quiere trabajar en marketing?”.

Como te puedes imaginar, todos o casi todos, levantan la mano.

Luego les pregunto: “¿Y quién quiere trabajar en finanzas?” La levantan algunos.

Pero cuando les hago la pregunta: “¿Y quién quiere trabajar en ventas, o sea, de vendedor?” Entonces se esconden debajo de las mesas, nadie o casi nadie levanta la mano.

¿Por qué? Porque la palabra vender es pura presión: cuotas, objetivos, a la calle si no vendes, etc.

Cuando les pregunto las razones, me dicen: “Tengo que hacer algo que a lo mejor no me gusta”, “Tengo que convencer a alguien que no está convencido”, etc.

Cómo no sentir presión con los objetivos de ventas

Entonces les vuelvo a preguntar: «¿A quién de vosotros le gusta ayudar a las personas?»

Y entonces sí, todos levantan la mano. Ayudar a las personas es vender, es ayudar a alguien a tomar una decisión (evidentemente, queremos que se decida por nuestra propuesta).

Cuando estás con tu pareja comprando y te pide consejo sobre si te gusta más el jersey verde o el rojo que se está probando, con tu consejo estás haciendo de vendedor.

Cómo no sentir presión con los objetivos de ventas

Seguro que te ha pasado que algún comercial te ha vendido algo: un coche, una vivienda, un teléfono móvil, etc. y has estado a gusto con él porque te explica las cosas como que a ti te agrada, porque te lo dice de una manera que te atrae, porque tu amígdala ha decidido que te conviene.

En definitiva, porque te da la sensación de que quiere ayudarte y eso es lo que debes lograr transmitir a tu cliente.

Pero para ello, es muy importante que no sea solo de palabra, sino que lo sientas de corazón, porque si no se nota y no se transmite, será como tener una casa que parece muy bonita, pero lo único que es muy bonita es la fachada porque por dentro la casa es fea y desordenada y en cuanto alguien quiere entrar se da cuenta de que es mentira.

Debes ser ese tipo de vendedor y la única manera es quitarte la presión de encima cambiando en tu mente la palabra “vender” por “ayudar” a las personas a decidirse.

Si te interesan mis artículos te los mando por email

Responsable: Joaquín Caraballo Matito. Finalidad: es para el envío de mi contenido gratuito así como puntualmente correos con promociones sobre mis cursos, conferencias o servicios premium. Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados  en mi plataforma de email marketing Mailchimp, cuyo titular es The Rocket Science Group LLC d/b/a MailChimp, alojada en el Estado de Georgia, Estados Unidos, y suscrita al EU PrivacyShield. Derechos: evidentamente tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviando un email a hola@misterventas.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información entrando en mi Política de Privacidad.

Si sonríes desarmas al subconsciente

Joaquin Caraballo Matito

Te ayudo a multiplicar
x2 tus ventas.

Misterventas
Braidot /FG Universidad de Salamanca

Entradas recientes

Comparte...