3 tipos de objeciones para conseguir una cita comercial

3 tipos de objeciones para conseguir una cita comercial:

Conseguir citas comerciales se ha convertido en una odisea y es cada vez más difícil.

De hecho, a veces le he dicho de broma a algún compañero de profesión que, aunque vendas anillos de oro a 1 €, si no conoces a nadie, si no tienes contactos, llamas a Carrefour o a Eroski para una cita y no te la dan, dicen que no les interesa.

Esto es porque todo el mundo está muy ocupado y nadie tiene tiempo de nada.

Y lo mismo pasa con los compradores, porque en su subconsciente quieren seguir en su zona de confort, quieren seguir como están, salvo que sus jefes les digan que los números no salen y tengan que buscar alterativas, claro.

En otros casos, lo que quieren es que les dejes en paz porque reciben muchas llamadas telefónicas y su amígdala cerebral las ve como una amenaza.

3 tipos de objeciones para conseguir una cita comercial

Eso pasa mucho en la captación inmobiliaria cuando queremos conseguir una vivienda para nuestro catálogo, el comercial ve un cartel colgado en una terraza donde pone “Se vende” y llama, llama y llama para ofrecerles sus servicios, pero en muchas ocasiones no le escuchan o incluso le cuelgan.

Entonces, ¿qué debes hacer para conseguir la cita? Tienes que romper la negativa, la excusa, obviar esa objeción y seguir con tu trabajo.

Hay una frase que copié del blog de Tomas Santoro, el que fue CEO de Suma CRM, que es:

“Precisamente Por Eso”.

Y otra, pero esta de mi cosecha y que suelo emplear como una cantinela para conseguir las citas, que es:

“Lo Entiendo Perfectamente”.

No debes dejar que tu cliente piense, así evitarás que su amígdala te rechace.

Por ejemplo, imagina soy comercial de una inmobiliaria y llamo al número de teléfono de un cartel que he visto en un balcón:

“Buenos días, soy Joaquín Caraballo de Inmobiliaria Caraballo, quería…”

Objeción nº 1

“No tengo tiempo de atenderle”

Respuesta que le doy:

“Claro que sí, lo entiendo perfectamente. Hoy en día estamos todos muy ocupados (le doy la razón, no lo contrario), precisamente por eso, me gustaría concertar una visita para explicarles lo que nuestra inmobiliaria puede hacer por ustedes.” “¿A qué hora prefiere por la mañana o por la tarde?” (Preguntas cerradas, no abiertas). “Por la tarde.” “¿A las 7 o a las 8?” (Nueva pregunta cerrada).

Objeción nº 2

“No trabajo con inmobiliarias”
(o con empresas nuevas, que es prácticamente lo mismo)

Respuesta que le doy:

“Claro que sí, lo entiendo perfectamente, algunas inmobiliarias no son la mejor solución a la venta de su vivienda. Precisamente por eso, me gustaría concertar una visita para explicarles lo que nuestra inmobiliaria puede hacer por ustedes.” “¿A qué hora prefiere por la mañana o por la tarde?” “Por la tarde.” “¿A las 7 o a las 8?”

Objeción nº 3

“No me interesa”

Respuesta que le doy:

“Claro que sí, lo entiendo perfectamente, es normal que no les interese, ya que no nos conocen. Precisamente por eso, me gustaría concertar una visita para explicarles lo que nuestra inmobiliaria puede hacer por ustedes.” “¿A qué hora prefiere por la mañana o por la tarde?” “Por la tarde.” “¿A las 7 o a las 8?”

Esta es una cantinela que me ha dado muy buenos resultados y que puedes adaptar a tu empresa o al servicio que vendas. Apréndetela de memoria o tenla apuntada en un papel mientras llamas.

Comparte:

LinkedIn
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

¿Te preguntas por qué tu empresa a pesar de tener gran número de entrevistas, estás no consiguen transformarse en nuevos clientes?

Tengo la clave y te la quiero enseñar.
Únete y conviértete en INFLUENVER

Entradas recientes

Comparte...
Vender más?. Háblame...